©Sarah Del Ben/Wild Touch/Fondation UGA
©Sarah Del Ben/Wild Touch/Fondation UGA
Science and technology
Article
Los científicos se movilizan para crear un patrimonio glaciar mundial para las futuras generaciones.
La primera misión del proyecto de protección del patrimonio glaciar mundial, Ice Memory, lanzada en Francia el 15 de agosto de 2016 en el macizo del Mont Blanc, finalizó el 29 de agosto con éxito. Un equipo internacional de glaciólogos e ingenieros -franceses, italianos, rusos y norteamericanos- coordinado por Patrick Ginot, ingeniero de investigación en el IRD en el Laboratorio de glaciología y geofísica del medio ambiente (LGGE - UGA/CNRS), y Jérôme Chappellaz, director de investigación CNRS en el mismo laboratorio, extrajo en el Col du Dôme (4.300 metros, macizo del Mont Blanc) los tres primeros “testigos-patrimonio”. El objetivo es constituir una biblioteca mundial de archivos glaciares procedentes de glaciares amenazados por el calentamiento climático.

©Sarah Del Ben/Wild Touch/Fondation UGA
©Sarah Del Ben/Wild Touch/Fondation UGA

La perforación, que comenzó el 16 de agosto, finalizó diez días más tarde. Se extrajeron tres testigos de hielo, de 126, 128 y 129 metros, que después se bajaron por helicóptero al valle. Ahora están almacenados cerca de Grenoble en un almacén frigorífico. Uno de ellas se analizará in situ para constituir una base de datos disponible para toda la comunidad científica mundial. Los otros dos se transportarán por barco y después por vehículos de orugas a las altiplanicies de la Antártida, en 2020, para ser conservados en la base Concordia, gestionada por el Instituto polar francés Paul-Emile Victor (IPEV) y su colaborador italiano el Programa nacional de investigación antártica (PNRA). En un futuro, decenas de testigos de hielo patrimonio procedentes de los glaciares de todo el mundo deberían almacenarse en una cueva, excavada bajo la nieve, a -54°C, el congelador más seguro -y natural- del mundo.

©Sarah Del Ben/Wild Touch/Fondation UGA
©Sarah Del Ben/Wild Touch/Fondation UGA

El glaciar del Col du Dôme constituye la primera etapa de este importante proyecto iniciado en 2015 por el LGGE, la Universidad Ca’Foscari de Venecia (Italia) y el Consejo nacional de investigación italiano (CNR), bajo la égida de la Fundación Universidad Grenoble Alpes. La segunda misión, más larga y compleja, tendrá lugar en 2017 en los Andes en Bolivia (en el glaciar Illimani). Ya hay otros países candidatos para inscribirse en este proyecto y proteger la memoria de los glaciares a los que tienen acceso: Alemania, Austria, Suiza, Brasil, Estados Unidos, Rusia, China, Nepal y Canadá.

¿Por qué constituir este archivo ahora?

La idea de crear este proyecto se impuso cuando los científicos observaron la subida de las temperaturas de varios glaciares. En un intervalo de diez años, la temperatura cerca de los glaciares del Col du Dôme y deI Illimani en los Andes se elevó de 1,5 a 2°C. A finales del siglo XXI, ya no habrá hielo por debajo de 3.500 m en los Alpes, ni por debajo de 5.400 m en los Andes. “Somos la única comunidad de científicos que trabaja en los climas que ve desaparecer una parte de sus archivos. Era urgente constituir este patrimonio para el futuro, a semejanza del patrimonio mundial de semillas conservado en Spitzberg”, explica Jérôme Chappellaz, el iniciador francés del proyecto. Aportación indispensable para la ciencia medioambiental y climática, y crucial para anticipar mejor nuestro futuro, la ciencia de los hielos pronto ya no tendrá más materia prima de calidad procedente de las regiones de montaña debido al calentamiento climático.

Nuestra generación de científicos, testigo del calentamiento climático, tiene una especial responsabilidad con las futuras generaciones. Por este motivo, donamos estas muestras de hielo de los glaciares más frágiles a la comunidad científica de las próximas décadas y siglos, cuando estos glaciares habrán desaparecido o perdido la calidad de su registro”, concluye Carlo Barbante, iniciador italiano del proyecto, Director del Instituto de dinámicas de los procesos medioambientales, CNR, Universidad Ca’Foscari de Venecia.

Una movilización científica y un mecenazgo de envergadura

El IPEV, el PNRA y la Comunidad Universidad Grenoble Alpes están asociados con los organismos científicos iniciadores del proyecto, la Universidad Grenoble Alpes, el CNRS, el IRD, el CNR (Italia), la Universidad Ca’Foscari y la Fundación Universidad Grenoble Alpes.

El proyecto también contribuye al Programa Hidrológico Internacional de la UNESCO, en el marco del Programa IHPVIII (2014-2021), relativo a las actividades de la nieve, los glaciares, el agua y los recursos hídricos.

La misión cuenta con las competencias y los equipos de los organismos francés e italiano promotores del proyecto, y con el apoyo económico de mecenas privados a través de la Fundación Universidad Grenoble Alpes. El equipo quiere dar las gracias a los mecenas de esta primera misión, sin los cuales el proyecto no hubiera podido realizarse: la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco, dedicada a la protección del medio ambiente y al desarrollo sostenible, la sociedad Findus France, fabricante de congelados, Claude Lorius, glaciólogo francés pionero de las perforaciones glaciares, la Fundación de la sociedad Petzl, especialista en los equipamientos de montaña, GMM, fabricante de remontes y la agencia de prensa Pressario.

La campaña de mecenazgo de la Fundación está en curso para la misión de 2017 en Bolivia y para el transporte de los testigos a la Antártida.

Ver en vídeo




 

Reviva en las redes sociales el desarrollo de la misión Ice Memory


Publié le 31 de agosto de 2016
Mis à jour le 21 de febrero de 2017

Vous aimerez peut-être aussi